EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

Bueno, bueno, bueno, pues se explica en pocas palabras: ESTOY EN EL PARO.

Si, después de 34 años trabajando, ahora estoy en el paro y como la cosa me temo que va pa´ largo, pues tengo que fogá, ¿sabéis lo que es eso?, pues que necesito algo que hacer para quemar energía.

Trabajando en hostelería, tratas con todo tipo de personas al cabo del día, clientes y compañeros de trabajo, y si además la mayoría son mujeres, que somos muy charlatanas y llevamos muchos años trabajando juntas, filosofamos mucho de familia, noticias, arte, cultura, actualidad en general y cotilleos; pues eso es lo que me falta, compartir.

Cuando estoy cocinando con la radio puesta y me viene a la cabeza algo que creo es interesante y que podría compartir, lo escribo en el ordenador, y como me he apuntado al feisbuk, lo comparto con la corrala cibernética de familia y amigos.

Ahora me han dicho que sería interesante que hiciera un blog. Pues vamos a ello.

Advierto que son cosas mías, igual hay veces que se me va la olla, son cosas cortitas del día a día y los que me leen hasta ahora dicen que les hace gracia, sólo escribo cuando encuentro algo que me inspira y creo que se puede compartir.

SI ME QUERÉIS, SEGUIDME.

lunes, 15 de febrero de 2016

LES VOY A CONTAR UN CUENTO

Ya comenté en otras crónicas acerca de mi niñez, que aunque pobres como ratas, fuimos felices, muy felices, por estar rodeados de tanto amor, tan protegidos con tanto cariño y a esa edad tan divina de la niñez en la que no tienes obligaciones, tan sólo quieres tener tiempo para jugar y jugar, sin pensar en nada, solo tiempo para estar con amigos jugando. Esos veranos de playa y sol y excursiones por los ríos y cañaverales de la sierra, sin materialismos, pero con una imaginación desbordante para crear historias con marionetas hechas de calcetines, con ojos de botones y pelos de lana. Nos juntábamos en un colchón en el suelo, todos como cachorrillos y venía mi padre a achucharnos, y hacernos cosquillas llamándonos “rascacios” y mordiéndonos la nariz, con esa boca desdentada, ¡pero qué arte y qué gitano más gracioso era mi padre!, nos moríamos de la risa y luego le pedíamos que nos contara un cuento. El favorito de todos nosotros, el cuento de LA MARIQUILLA, que más de una vez he comentado que lo escribiría y compartiría con vosotros.

Como ahora ando con mi nieta, no tengo tiempo de crear nuevas crónicas. De todo lo publicado, no rectifico ni un ápice de mis opiniones, ni sobre política, ni sobre machismo, ni sobre actualidad de programas. De nada de lo que he publicado hasta ahora me arrepiento, si en algún momento, de algo de lo que he dicho, luego he tenido nuevos datos que me hicieran ver que estaba equivocada, lo diría, pero repaso algunas de las crónicas, y sigo opinando lo mismo.

Entonces, pa´ no repetirme, he decidido compartir el cuento de la Mariquilla en honor a mi padre.
Como sé que cuando hay muchas letras juntas os aburrís, esto va a ir por capítulos. Yo, como la Lola Flores, si me queréis, seguirme...




LA MARIQUILLA

Érase una vez una niña llamada Mariquilla, que vivía en un pueblo con su padre, el cual era viudo, y tenían una buena casa, buena renta y un negocio floreciente. 

Un día la niña volvió del colegio a casa muy ilusionada, porque su maestra  le había dicho que su padre estaba muy joven todavía para estar solo y que podrían casarse.

El padre, el pobre, no tenía ganas de jarana y le dijo a su hija que le dijese a la maestra que no.

La maestra, que también era viuda y tenía una hija, se había empecinado en el viudo, así que le hacía a la chiquilla toda clase de mimos y regalos. Obligaba a su hija a ser encantadora con la niña para que ésta convenciese a su padre, pero el padre decía que no, que no tenía ganas de volver a casarse con nadie.

Pero cada día la maestra le insistía a la pobre niña, y ésta volvía a su casa con el soniquete de por qué no quería casarse con la maestra si era muy buena, si la quería mucho, que así tendría una hermana con quien jugar y no estaría tan sola, que si se portaba tan bien con ella…, hasta que un día el pobre padre, que la veía tan ilusionada, le dijo: -“Mariquilla, dile a tu maestra que cuelgue un zapato de hierro de la pared, y que cuando éste se rompa, yo me casaré con ella”. El padre pensó que se había librado de la maestra, ya que creía que eso nunca sucedería…

CONTINUARÁ …

1 comentario:

  1. No tardes mucho que ya estoy enganchá al cuento!!!

    ResponderEliminar