EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

Bueno, bueno, bueno, pues se explica en pocas palabras: ESTOY EN EL PARO.

Si, después de 34 años trabajando, ahora estoy en el paro y como la cosa me temo que va pa´ largo, pues tengo que fogá, ¿sabéis lo que es eso?, pues que necesito algo que hacer para quemar energía.

Trabajando en hostelería, tratas con todo tipo de personas al cabo del día, clientes y compañeros de trabajo, y si además la mayoría son mujeres, que somos muy charlatanas y llevamos muchos años trabajando juntas, filosofamos mucho de familia, noticias, arte, cultura, actualidad en general y cotilleos; pues eso es lo que me falta, compartir.

Cuando estoy cocinando con la radio puesta y me viene a la cabeza algo que creo es interesante y que podría compartir, lo escribo en el ordenador, y como me he apuntado al feisbuk, lo comparto con la corrala cibernética de familia y amigos.

Ahora me han dicho que sería interesante que hiciera un blog. Pues vamos a ello.

Advierto que son cosas mías, igual hay veces que se me va la olla, son cosas cortitas del día a día y los que me leen hasta ahora dicen que les hace gracia, sólo escribo cuando encuentro algo que me inspira y creo que se puede compartir.

SI ME QUERÉIS, SEGUIDME.

viernes, 27 de marzo de 2020

Y llega otra Navidad



Y llega otra Navidad y las cosas siguen cambiando a un ritmo tan, pero tan rápido, que lo de lo de hace solo 10 años, que digo 10, 5 años, no sirven, tengo que andar reiniciándome continuamente si no quiero quedarme colgada.

Hace nada que le decía a mi hermana: a mi hija la chica le voy a hacer una camiseta de esas con leyenda que diga: olvídalo, no podrías mantenerme, en tó las tetas, porque no me salía cara, que va, pa ella y su body serrano, nunca tenía bastante, era y sigue siendo una sibarita del cuarto de baño, jabones, sales, cremas, champuses, suavizantes, peluquería, tinte, etc. Etc. Entonces cuando salía a la calle y, no es porque lo diga yo, es que es una tía de bandera, la miraban los muchachos y yo pensaba, la camiseta, le voy a hacer la camiseta con la leyenda.

Bueno, diréis, a que viene esto, pues viene a que hoy en día, las chicas que tienen una profesión y pueden vivir de su trabajo, si alguien las mira, ni por asomo piensan en si va a poder mantenerlas, pagarles copas, ferias, viajes, ollas o aspiradoras,  hablo de chicas normales que cuando van a tomar una copa, salen si tienen dinero para pagarlas, no esperan que nadie las invite. ¿Entonces, como ligan ahora las chicas?

Los otros días en un pub pasaron dos chicas que había que mirarlas, pero mirarlas eh, con un culo de corazón remarcado con unos pantalones segunda piel y tonificado al máximo, que nadie, le dijo nada, estaba el pub lleno de tíos y ninguno le dijo nada, pero los bufidos de verracos se sintieron en toda la sala, si le miramos el culo todo el mundo, porque lo tenía superbonito, pues bueno, todos callados, cuando se fueron, lo comentamos, que pasa? Lo piensas y no lo dices, por lo menos no delante de ella, pero hay miradas mucho más obscenas que cualquier cosa que le hubiesen dicho.

No sé, ando un poco perdida en esto de las relaciones de parejas, están en un restaurante, sacan los móviles y en silencio, sin que las desfasadas como yo nos enteremos, tiene en el móvil un radar y están quedando con alguien que está a diez metros, no lo conoces, pero cuando se acercan ya saben lo que quieren, meno hablar y conocerse, son  como perros oliéndose los traseros y si están en celo, van a lo que van. No lo entiendo. Y cuanto más hablo con esta generación de treinta-cuarentañero/as menos los entiendo, solo satisfacciones momentáneas y luego a hormonarse, porque a los cuarenta y tantos, se me va a pasar el arroz y he decidido que quiero procrear, pero como yo decida, con o sin pareja, que dicen algunas que para una salchicha no tienes que aguantar al guarro entero. No lo entiendo.

Y en las noticias, la chica que ha quedado con un chico por internet y se ha perdido, nadie sabe dónde está, pero se temen lo peor.

En eso yo sigo siendo una cagona. Y se lo digo a mis hijas, que no me importa lo que hagáis, siempre que sea con cabeza, no me engañéis si vais a algún sitio, que luego no tenga que ir con cara de idiota a la policía para que os busquen y no sepan por dónde empezar, lo  siento pero el mal existe. Sean chichos o chicas, hay que cuidarse. Mientras tanto, me seguiré reiniciando. We keep in touch, ya sabéis.