EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

Bueno, bueno, bueno, pues se explica en pocas palabras: ESTOY EN EL PARO.

Si, después de 34 años trabajando, ahora estoy en el paro y como la cosa me temo que va pa´ largo, pues tengo que fogá, ¿sabéis lo que es eso?, pues que necesito algo que hacer para quemar energía.

Trabajando en hostelería, tratas con todo tipo de personas al cabo del día, clientes y compañeros de trabajo, y si además la mayoría son mujeres, que somos muy charlatanas y llevamos muchos años trabajando juntas, filosofamos mucho de familia, noticias, arte, cultura, actualidad en general y cotilleos; pues eso es lo que me falta, compartir.

Cuando estoy cocinando con la radio puesta y me viene a la cabeza algo que creo es interesante y que podría compartir, lo escribo en el ordenador, y como me he apuntado al feisbuk, lo comparto con la corrala cibernética de familia y amigos.

Ahora me han dicho que sería interesante que hiciera un blog. Pues vamos a ello.

Advierto que son cosas mías, igual hay veces que se me va la olla, son cosas cortitas del día a día y los que me leen hasta ahora dicen que les hace gracia, sólo escribo cuando encuentro algo que me inspira y creo que se puede compartir.

SI ME QUERÉIS, SEGUIDME.

lunes, 9 de septiembre de 2013

SEPTIEMBRE


Olé, olé y olé. Otro mes DIVINO que comienza en el calendario.
Tengo que dar las gracias a tantas personas que leen mis crónicas y me animan a seguir, porque iba a seguir con la tónica de “por fin 3.000 visitas” y cuando miré el contador me había saltado las 3.000 y las 4.000 visitas. Si seguimos así, a ver si algún famosillo en la tertulia dice que de lectura fácil del verano ha tenido mis crónicas y llegamos a las 5.000 rápido. Así que a compartir, compartir, compartir, -si os gustan claro-, porque cuando alcance las 5.000 visitas dice mi editora que me regala un osito de peluche -y a lo mejor hasta me contratan para tertuliana en algún sitio-.

A lo que vamos, agosto es para los turistas y ha sido intensísimo. Me encanta Marbella, nací en Marbella, ejerzo de Marbellera y me emociono con todo lo que pasa en mi ciudad. Cuando paseo por el centro y veo sólo caras amables en las gentes que comen a dos carrillos los churros y no hace falta que te metan la carta en la cara para que te sientes, como en otras ciudades, sino que hay cola de gente esperando, veo que este mes de agosto se ha triunfado en los restaurantes. Pero como dice mi marido, -“pues ahora vas y les preguntas y seguro que no han ganao ná, tó son pérdidas”-.

Paso andando por el centro, me recorro el casco antiguo por las tardes-noches y el ambiente de los primeros días, se convierte en pesadilla cuando llevas ya veinte días de tropezones, chocazos, sudor, olores compartidos y pasillos entre mesas…, pero hay que tener paciencia y por favor, AL TURISTA UNA SONRISA, porque bueno, Agosto es así, pero sólo es un mes al año y nos quedan otros once.

Durante este mes los que vivimos aquí todo el año también hemos salido y hemos comido fuera, y aunque entre medio de tanta mar sólo somos una gota,  somos la gota que vive aquí todo el año, y si este mes algunos bares, al olor de la marea, ha subido precios y bajado calidad, lo hemos visto. El que ha mantenido la calidad -e incluso la ha subido- y ha mantenido los mismos precios, que nos siga esperando este invierno, pero los otros, espero que hayan ahorrado, porque se van a comer las patas como los pulpos esperando a que esta menda vuelva.

Y por fin Septiembre. Si alguien piensa venir a Marbella de vacaciones, es el mejor mes. El agua del mar está calentita, los higos maduran con el tarot y las familias con niños se marchan a preparar el curso de invierno. Según dicen, los baños de este mes son los mejores para prevenir y combatir los resfriados de invierno.

Los que nos quedamos recuperamos nuestra ciudad y sólo nos falta un buen chaparrón para limpiar la atmósfera del polvo y la polución de tanto coche agostero.

Así que ya sabéis, los que aún no habéis pensado a dónde ir en septiembre y aún os quedan vacaciones, venid a Marbella, que es un paraíso todos los meses del año, y como en septiembre también hay ferias y conciertos en la zona, ya a precios populares -como los de la Luna Mora de  Guaro-, a disfrutar de este mes… y a seguir con la actualidad. Así vemos cómo los pescadores de la bahía de Cádiz se tendrán que tirar al mar y sacar, aunque sea con los dientes, las moles que les pusieron los ingleses para poder volver a sus caladeros de pesca, mientras los políticos, -como siempre-, no se ponen de acuerdo. Pues eso,  habrá que ir sacando las moles aunque sea con los dientes. También seguiremos las peripecias del niño del Paquirrin, que me tiene muy preocupada, porque la ex-parejita no se pone de acuerdo y tienen al pobre infante de pin y pon, aunque ya se encarga la primera cadena de TV, -que pagamos entre todos-, de que sus padres estén en el candelero de rabiosa actualidad pa ganar mucho dinerito y que a ese niño no le falte ni gloria, ¡¡ por Diooooooooosssssss!!. Y también estaremos pendientes del curso escolar, porque ¡cuánta incultura, Dios mío!, que los pobres niños andaluces no puedan ir al colegio por falta de material. Pa´ eso estamos los padres, pa´ proporcionar libretas y lápices, que tienen que estudiar mucho y servimos de ejemplo entrando a robarlas en el Carrefour. Ahí, con dos cojones. Luego le damos una guantá que le da dos vueltas la cabeza cuando el infante nos manda a tomar por el c… y le decimos aquello de: “¿y eso es lo que te enseñan en el colegio?, ya iré yo a hablar con la maestra”. Si es que no tenemos remedio…

Seguimos en contacto…si queréis.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada