EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

Bueno, bueno, bueno, pues se explica en pocas palabras: ESTOY EN EL PARO.

Si, después de 34 años trabajando, ahora estoy en el paro y como la cosa me temo que va pa´ largo, pues tengo que fogá, ¿sabéis lo que es eso?, pues que necesito algo que hacer para quemar energía.

Trabajando en hostelería, tratas con todo tipo de personas al cabo del día, clientes y compañeros de trabajo, y si además la mayoría son mujeres, que somos muy charlatanas y llevamos muchos años trabajando juntas, filosofamos mucho de familia, noticias, arte, cultura, actualidad en general y cotilleos; pues eso es lo que me falta, compartir.

Cuando estoy cocinando con la radio puesta y me viene a la cabeza algo que creo es interesante y que podría compartir, lo escribo en el ordenador, y como me he apuntado al feisbuk, lo comparto con la corrala cibernética de familia y amigos.

Ahora me han dicho que sería interesante que hiciera un blog. Pues vamos a ello.

Advierto que son cosas mías, igual hay veces que se me va la olla, son cosas cortitas del día a día y los que me leen hasta ahora dicen que les hace gracia, sólo escribo cuando encuentro algo que me inspira y creo que se puede compartir.

SI ME QUERÉIS, SEGUIDME.

martes, 15 de julio de 2014

SOBREVIVIR EN VERANO

Pues… ¡ea, ya está aquí el verano!, con sus grados a la sombra, que nos los recuerda el tío del tiempo en todas las cadenas donde mires, y los grados arriba, arriba, arriba…

Acabo de llegar de la playa, que es un lujazo que lo diga, peeeeeero, vivo todo el año en Marbella, la mejor ciudad del mundo, donde nací y que no me comparen esta ciudad con ninguna del mundo, porque te digo yo que es la mejor en cuestión de clima. Como el del chiste: “vamos a arreglar el fregadero, que de la humedad ya hablaremos luego”.

Luego nos fuimos a tomar un refresco, porque a las ocho y media de la tarde ya no pega un café, y extasiadas, porque ¿sabes qué pasa?, que cuando yo era chica, mi padre se iba a la bodeguilla a tomarse un quinto de cerveza cuando venía de la mar, y si aparecíamos algunos de nosotros, Pepe, el de la bodeguilla, le decía: -“Ricardo, ¿le pongo a las niñas una Mirinda?”- Y él les contestaba –“no, que las niñas ya han mirindao”-. ¿Cómo nos iba a pagar mi padre un refresco en el bar, si el bollo con chorizo se lo llevaba de la casa porque no tenía ni pa´ una tapa? Por eso, estos placeres tan simples como tomar un refresco cuando vienes de la playa, ahora, los disfruto tanto.

Bueno, pues después del baño toca exfoliación, crema hidratante y relax con un buen libro en la casa, porque yo, de chica, sí me he acostao muchas noches con el salitre de la mar en el pelo y en el cuerpo, pero ahora, que tengo el pellejo tan sensible y los pelos fritos de tanto Casting, me tengo que cuidar un poco más, y oye, que abrir la ducha y que te corra el agua por el cuerpo abajo a la temperatura que tú quieras, es un lujazo.

Y os preguntaréis; “ésta está mú relajá, ¿es que no tiene familia pa´ cenar?”. Pues no, hace un tiempo que me encuentro toa rebelde way y decidí que no había cena en casa, bastaba con el almuerzo, y puse en marcha lo que toda la vida trabajando en la mejor clínica de adelgazamiento del mundo estaban hartos de publicar: “Hay que desayunar como un rey, almorzar como un príncipe y cenar como un mendigo”. Pues hala, el que quiera comer algo que vaya y mendigue en la nevera a ver lo que hay, porque ésta menda no hace más la cena. Jopo, a buscarse la vida cada uno, que ya somos todos mayorcitos. A lo rebelde way total, lo yo te digo.


Pues nada, para rematar, estamos planeando día de playa en Bolonia. Si no se fastidia con el viento, ya os contaré… we keep in touch


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada