EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

Bueno, bueno, bueno, pues se explica en pocas palabras: ESTOY EN EL PARO.

Si, después de 34 años trabajando, ahora estoy en el paro y como la cosa me temo que va pa´ largo, pues tengo que fogá, ¿sabéis lo que es eso?, pues que necesito algo que hacer para quemar energía.

Trabajando en hostelería, tratas con todo tipo de personas al cabo del día, clientes y compañeros de trabajo, y si además la mayoría son mujeres, que somos muy charlatanas y llevamos muchos años trabajando juntas, filosofamos mucho de familia, noticias, arte, cultura, actualidad en general y cotilleos; pues eso es lo que me falta, compartir.

Cuando estoy cocinando con la radio puesta y me viene a la cabeza algo que creo es interesante y que podría compartir, lo escribo en el ordenador, y como me he apuntado al feisbuk, lo comparto con la corrala cibernética de familia y amigos.

Ahora me han dicho que sería interesante que hiciera un blog. Pues vamos a ello.

Advierto que son cosas mías, igual hay veces que se me va la olla, son cosas cortitas del día a día y los que me leen hasta ahora dicen que les hace gracia, sólo escribo cuando encuentro algo que me inspira y creo que se puede compartir.

SI ME QUERÉIS, SEGUIDME.

lunes, 26 de enero de 2015

UN NUEVO AÑO

Qué pronto se me pasa el tiempo. Parece mentira. Cuánto más vieja voy, más rápido pasa todo. Hace apenas tres meses, estando en una tienda,  la dependienta que me conoce, me pregunta: “¿qué tal todo?”  Y contesto: “demasiado bien, estoy por darme un martillazo en el dedo meñique pa´ tener algo de lo que quejarme, porque llevo el año de lujo y me da miedo”.

Pues nada, se me presentaron las Pascuas con la muerte de mi tía y todavía lo llevo regular. Hace ya más de un mes y han sido unas Navidades de lo más agridulces, porque aunque hicimos toda la parafernalia del amigo invisible, comidas con nuevas recetas, reuniones familiares y salidas varias, han sido unas navidades raras, porque es una falta tan reciente que a la pobre mía la queríamos incluir en todo y…. no estaba. Por cierto, a la misa del mes asistió el Duque de Huescar  con sus dos hijos, cosa que mi tío le agradeció especialmente, y toda la familia, por el detallazo, sabiendo lo muy ocupado que está este señor. Mi tío lleva muchos años trabajando para la casa de Alba y el detalle de la asistencia a la misa de mi tía es muy de agradecer.

Tengo que compartir la nueva receta, hecha especialmente sin gluten y sin lactosa para los alérgicos a esos componentes:

Redondo de ternera de carne picada, aliñada con sal, pimienta, pasas y piñones con huevos duros por en medio. Poner en la bandeja del horno papel de horno, cubrir con tiras finas de panceta y cebollas caramelizadas. Dos cebollas gordas picadas y puestas a freír en la sartén con medio vaso de aceite y dos cucharadas grandes de azúcar y dejar pochar hasta que cojan color y estén blanditas. Cubrir con esta mezcla la panceta. Luego extender la carne picada y por último hacer una fila india a la mitad con los huevos duros, dos o tres, según la cantidad de carne. Hacer, con más maña que fuerza y aprovechando el papel de cocina, un brazo de gitano alrededor de los huevos de manera que la panceta cubra toda la carne, meter en una malla y al horno. El horno, según la cantidad de carne, se suele calcular a hora por kilo. Luego dejar enfriar y cortar como fiambre.

He pasado un catarro, porque me enfrié viendo las cabalgatas el día de reyes, que me ha tenido fuera de circulación unas semanas, pero ya estoy bien ¿eh?... Aprovechando para ponerme al día en lectura. Por cierto, ya comenté en una crónica sobre lectura que leí a un escritor sueco y cuál sería mi sorpresa al descubrir que hay una serie los domingos por la noche basada en estos libros. Son Los crímenes de Fjällbacka, y está muy bien. También, buscando algo de lectura light, he descubierto a la Megan Maxwell, que tiene una diversidad de libros enorme, con títulos como “Diario de una chirli” o “Los príncipes azules también destiñen” y especialmente una trilogía del tipo Las 50 sombras de Grey, pero entre una española, con familia en Jerez y un alemán con la empresa afincada en Madrid. Yo sé que, quitando la parte del mete y saca que hay en la historia, en todas las posturas y posiciones que la mente pueda imaginar, y siempre desde la posición que son relaciones compartidas, no forzadas, -que hay una gran diferencia-, las historias son historias, pero la mezcla de los protagonistas con la frescura a la hora de relatar las situaciones en que se encuentran, hacen de los libros de esta escritora especialmente divertidos para cuando quiero evadirme.

Bueno, y quitando que he vuelto a la rutina de andar todos los días, que en estas fechas me hacen quedarme con la boca abierta con las puestas de sol rosadas de Marbella, las mejores del mundo mundial,  hasta que no haya algo nuevo y excitante que me ponga cardíaca pa´ sentarme a escribir, o vuelva de alguna salida especial que quiera compartir con el ciberespacio, no hay nada más….

¡Ah, se me olvidaba!, también tengo nueva bebida predilecta. Sabéis que soy la fan number one de la ginebra Bombay Saphir con tónica. Pues resulta que, después de dos intentos de asesinato por parte de los camareros hacia mi persona al servirme gin tonic de garrafón peor que colonia de a litro, y probar ginebras que van de Premium y resulta que la cabeza y el estómago al otro día no responden, estas Navidades decidimos hacer un nuevo combinado a base de llenar el vaso de la picadora con hielo, angostura, una lima en cuartos, chorreón de zumo de lima y chorreón de tequila, un poquito de azuquita y todo bien batido hasta lograr textura de granizado, y ya tenemos el Margarita Frozen. Bueniiiiiiiisisisisisismo.


Comenzamos el año, gracias a todos los que me animáis a seguir escribiendo y… We keep in touch, tú ya sabes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada