EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

Bueno, bueno, bueno, pues se explica en pocas palabras: ESTOY EN EL PARO.

Si, después de 34 años trabajando, ahora estoy en el paro y como la cosa me temo que va pa´ largo, pues tengo que fogá, ¿sabéis lo que es eso?, pues que necesito algo que hacer para quemar energía.

Trabajando en hostelería, tratas con todo tipo de personas al cabo del día, clientes y compañeros de trabajo, y si además la mayoría son mujeres, que somos muy charlatanas y llevamos muchos años trabajando juntas, filosofamos mucho de familia, noticias, arte, cultura, actualidad en general y cotilleos; pues eso es lo que me falta, compartir.

Cuando estoy cocinando con la radio puesta y me viene a la cabeza algo que creo es interesante y que podría compartir, lo escribo en el ordenador, y como me he apuntado al feisbuk, lo comparto con la corrala cibernética de familia y amigos.

Ahora me han dicho que sería interesante que hiciera un blog. Pues vamos a ello.

Advierto que son cosas mías, igual hay veces que se me va la olla, son cosas cortitas del día a día y los que me leen hasta ahora dicen que les hace gracia, sólo escribo cuando encuentro algo que me inspira y creo que se puede compartir.

SI ME QUERÉIS, SEGUIDME.

martes, 12 de noviembre de 2013

NOVIEMBRE


Después de la polémica que se ha formao acerca del  SÍ al tostón y  NO al jalogüin, he de decir que yo soy como los niños chicos, que si le preguntan si quieren a Papa Noel o a los Reyes, te contestan que a los dos, ¿y por qué?, pues porque saben que las fiestas son en fechas distintas, o sea, que celebrar una cosa no quiere decir que no quieras la otra, que si le pones por la mañana flores a los muertos y por la noche te vistes de idem y te vas de fiesta, ¿qué problema hay con que al otro día te pasees por el campo y ases unas castañas?, ninguno ¿no?. Pues eso, que me gusta una juerga más que a un tonto un lápiz y si puedo, me apunto a lo nuevo y sigo con la tradición del tostón.
Ya el año pasado fue la primera vez que me compré el gorro de bruja y como este año ya lo tenía, pues a disfrazarse y pintorrearse. A los niños les encanta y se pasa bien. Hizo mi hermana una tarta con tela de araña y dedos de galletas, pa morirse de buenos.

Si total, te ríes mientras te disfrazas y más, de la cara tan rara que pone la gente cuando te ve, porque luego no es pa´ tanto, es más pa´ que se diviertan los críos. A mi hija le dijo un niño: “¡QUÉ FEA ESTÁS, y que sepas que eso esta noche es un piropo!”. Al otro día amaneció la plaza llena de huevos estrellaos, se nota que se dedicaron a hacer batallas de huevos. Como todo degenera y los críos sueltos no idean nada bueno, pues toda la plaza hecha un asquito.

Para qué ponerle trabas a una fiesta y no dejar al libre albedrío que la gente se apunte a lo que quiera. Eso de “si no piensas como yo estás contra mí” sólo trae disgustos y fanáticos con opiniones negativas hacia todo lo nuevo, que se llenan con comentarios de odio a todo el que no opina como ellos y al final, me parece que estas personas ni siquiera hacen el tostón, ¡pero no veas el tostón que dan!.

No he salido fuera este puente, y gracias a las redes sociales me he enterao que en Marbella hay unas asociaciones que hacen actividades de todo tipo y si eres enrollao lo mismo te llevan de teatro, de paseo al campo, de rally en bici o cualquier otro sarao donde haya ganas de pasarlo bien. Ya te digo, que no sabía que hay en Marbella un equipo de baloncesto en sillas de ruedas, que por lo visto son hasta buenos, y montaron un espectáculo con las escuelas de bailes para recaudar fondos, y allí me encajé con mi hermana y mi madre en el teatro. Divino, divino, divino. Me encantó un número de baile, ella en silla de ruedas y él de pié. Cómo se puede trasmitir tanta pasión y tanta complicidad, nunca había visto nada igual. Y las niñas bailando la danza del vientre, parecían anguilas descoyuntás, yo que no tengo cintura, me parece que voy a plantearme apuntarme a esta academia.

Estupendo fin de semana, a tope el paseo marítimo y si sales a andar a eso de las cinco y media en dirección a Puerto Banús… te dirán que si las puestas de sol del desierto, que si las puestas de sol del cañón del colorado, que si la aurora boreal…, ninguna de ellas he visto, pero yo abro la boca cuando al atardecer el cielo se ilumina en rosa, y cuando el sol se ha puesto me tengo que quitar la salivilla de la comisura de la boca. Extasiá me quedo, oye, con las puestas de sol de mi Marbella.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada