EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

Bueno, bueno, bueno, pues se explica en pocas palabras: ESTOY EN EL PARO.

Si, después de 34 años trabajando, ahora estoy en el paro y como la cosa me temo que va pa´ largo, pues tengo que fogá, ¿sabéis lo que es eso?, pues que necesito algo que hacer para quemar energía.

Trabajando en hostelería, tratas con todo tipo de personas al cabo del día, clientes y compañeros de trabajo, y si además la mayoría son mujeres, que somos muy charlatanas y llevamos muchos años trabajando juntas, filosofamos mucho de familia, noticias, arte, cultura, actualidad en general y cotilleos; pues eso es lo que me falta, compartir.

Cuando estoy cocinando con la radio puesta y me viene a la cabeza algo que creo es interesante y que podría compartir, lo escribo en el ordenador, y como me he apuntado al feisbuk, lo comparto con la corrala cibernética de familia y amigos.

Ahora me han dicho que sería interesante que hiciera un blog. Pues vamos a ello.

Advierto que son cosas mías, igual hay veces que se me va la olla, son cosas cortitas del día a día y los que me leen hasta ahora dicen que les hace gracia, sólo escribo cuando encuentro algo que me inspira y creo que se puede compartir.

SI ME QUERÉIS, SEGUIDME.

domingo, 3 de noviembre de 2013

VIVIR CON MIEDO

No sé si me saldrá una crónica o un desvarío, porque tal y como está el ambiente…, no sé, no sé. Que si el microondas, que si las ondas de los móviles, las ondas de los nuevos contadores de electricidad, que si los aviones a reacción con la estela que dejan es que nos están fumigando como a una plaga que habita en este planeta y hay que exterminar,  que si los transgénicos…, o sea, no me extraña que viva con el miedo en el cuerpo quien se ve inmerso y se cree de verdad todas estas atrocidades, por las cuales nos vamos a morir antes, y digo antes, porque morir, nos vamos a morir, ¿o es que alguien no lo tiene claro?, que nacemos con fecha de caducidad.

Estas personas desarrollarán enfermedades, que al principio pueden ser psicosomáticas, pero que se convertirán en reales si no cambiamos. Por ejemplo: Acojonao de turno que se estresa, vive angustiao, padece ansiedad, estrés, surmenage,… y harto de vivir estresao por las calamidades con que le bombardean constantemente los medios de comunicación,  se lía la manta a la cabeza, lo manda al carajo, se coge una barca y se marcha a Fuerteventura, for example y se dedica a vivir de la pesca y lo ves tó feliz. Sí, tó feliz: sin tele, sin móvil, sin internet, sólo comiendo pescao fresco y sin leer acerca del tipo de contaminación que padecen nuestros mares, sólo viendo una puesta de sol más alucinante que los ácidos  y no leyendo que los gases contaminantes son los que le dan ese color rosado al atardecer que te deja sin aliento.

Por favor, una cosa es que estemos informados y otra que le busquemos el pelo al huevo, que seguro que buscando, buscando, se lo encontraremos.

No entiendo por qué algunas personas se dedican a contagiar sus miedos. Estas personas que hacen estudios e investigan tan a fondo lo que puede llegar a pasar y no ven lo que está pasando en la actualidad y nos hacen partícipes de sus fobias, yo les pediría que hicieran más deporte en contacto con la naturaleza, que ya que el planeta se va al carajo, disfruten del tiempo que les queda y si quieren ayudar a que eso no pase, se vayan a esos países miserables y les ayuden a construir pozos y a sembrar y a comer en sus propias tierras y que no tengan que abandonar sus países para perder la vida en unas travesías malditas que nos llenan de vergüenza a todos, porque con parte del dinero que se destina a que no vengan y asistir a los pobres que lo consiguen, se podría ayudar en sus propios países pa´ que no tengan que abandonarlos en pos de una quimera, porque total, pa´ qué van a venir aquí, si nos están exterminando desde el cielo y vamos a reventar todos envenenados…

Me estoy leyendo el libro de la Julia Navarro, “La sangre de los Inocentes”, que me está encantando y comienza con un relato de un jesuita cuando la inquisición en Francia y sigue con las atrocidades de Hitler. Pienso que los libros que te sitúan en esos momentos tan horribles de la historia, a mí por lo menos me hacen pensar que cuando pasen veinte o treinta años, alguien investigará a fondo y nos removerá la conciencia con cifras escalofriantes de cuántos muertos quedaron en el estrecho, y ya que tanto nos gusta fantasear, quizás descubran una nueva enfermedad por comernos los pescados que a su vez se alimentaron de tantos muertos ahogados y olvidados.


Pero como leí en algún post de esos que circulan por Internet, la vida es un baile y mientras estemos en ella bailemos… y si no, volvamos a lo natural, como en el anuncio ese del niño que destapa un regalo y es tó feliz porque es ¡¡¡¡UN PALO, ES UN PALOOOO, UN PALOOOOOOOOOOO!!!!!


4 comentarios:

  1. Ojú cuñá esta crónica tuya me deja reflexionando ya que es muy profunda. Tienes toda la razón, vivir el día,disfrutar lo que tenemos y hacer el bien a los demás .

    ResponderEliminar
  2. como dijo aquel Carpe Diem

    ResponderEliminar
  3. nosotros estamos viviendo otro tipo de "miedo", aqui en Bélgica. La constante amenaza de los islamicos fundamentalistas por un lado, la amenaza de movimientos ultra facistas por el otro. Luego reina la hipcocresia de los que se llaman de la izquierda y que por ser politicamente correctos, defienden a los islamicos moderados....Yo no tengo miedo, pero si me siento cada vez mas sola con mis pensamientos en esta parte del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigaaaa, venta pa Marbella, que aquí todavía se puede vivir.

      Eliminar