EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

Bueno, bueno, bueno, pues se explica en pocas palabras: ESTOY EN EL PARO.

Si, después de 34 años trabajando, ahora estoy en el paro y como la cosa me temo que va pa´ largo, pues tengo que fogá, ¿sabéis lo que es eso?, pues que necesito algo que hacer para quemar energía.

Trabajando en hostelería, tratas con todo tipo de personas al cabo del día, clientes y compañeros de trabajo, y si además la mayoría son mujeres, que somos muy charlatanas y llevamos muchos años trabajando juntas, filosofamos mucho de familia, noticias, arte, cultura, actualidad en general y cotilleos; pues eso es lo que me falta, compartir.

Cuando estoy cocinando con la radio puesta y me viene a la cabeza algo que creo es interesante y que podría compartir, lo escribo en el ordenador, y como me he apuntado al feisbuk, lo comparto con la corrala cibernética de familia y amigos.

Ahora me han dicho que sería interesante que hiciera un blog. Pues vamos a ello.

Advierto que son cosas mías, igual hay veces que se me va la olla, son cosas cortitas del día a día y los que me leen hasta ahora dicen que les hace gracia, sólo escribo cuando encuentro algo que me inspira y creo que se puede compartir.

SI ME QUERÉIS, SEGUIDME.

jueves, 15 de noviembre de 2012

AZABACHE




“No ver esto tiene delito”, decía anoche una señora detrás de mí viendo el espectáculo.

Aunque llevo una semana arrastrando un resfriao del copón, cualquiera dejaba sola a la María. Qué coplera es la puñetera, no se a quién habrá salio.

Pues nada, allá nos plantamos las dos solas, tempranito, aparcamos en la misma puerta de la plaza de toros, como debe ser y nos fuimos al paseo de la Malagueta, a una terraza divina con vistaS al mar y en vez del mojito, me pedí un poleo-menta (súper catarro, te lo digo yo).

Llegamos temprano a la plaza, ná de bulla. Asientos de gallinero, - pero no te lo pierdas -, al ir temprano, encontramos un bloque de asientos de plástico que estaban vacíos y mi culo no sufrió con el frío de la piedra.

Bueno, el espectáculo. Al principio prometió mucho y luego, pa´ mí, se vino abajo. Mucho gorgorito de gata maullando y mu lentas algunas canciones. Pero al tener un público tan entregao es imposible que falle el espectáculo.

No sé si a la Pastora Soler le hizo el vestuario Justo Salao, pero lució espectacular, increíble. Fue una sorpresa para mí el cuerpazo de la Pasión Vega. El matrimonio le tiene que ir de lujo. 

Cuando se ensambla una buena voz con la música, a mi me da igual que sea copla o Puccini, me pone los pelos de punta y anoche sólo lo consiguieron tres canciones.

Te digo que comenzó a las diez de la noche y salimos a la una y media de la madrugá, sin descanso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada