EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

Bueno, bueno, bueno, pues se explica en pocas palabras: ESTOY EN EL PARO.

Si, después de 34 años trabajando, ahora estoy en el paro y como la cosa me temo que va pa´ largo, pues tengo que fogá, ¿sabéis lo que es eso?, pues que necesito algo que hacer para quemar energía.

Trabajando en hostelería, tratas con todo tipo de personas al cabo del día, clientes y compañeros de trabajo, y si además la mayoría son mujeres, que somos muy charlatanas y llevamos muchos años trabajando juntas, filosofamos mucho de familia, noticias, arte, cultura, actualidad en general y cotilleos; pues eso es lo que me falta, compartir.

Cuando estoy cocinando con la radio puesta y me viene a la cabeza algo que creo es interesante y que podría compartir, lo escribo en el ordenador, y como me he apuntado al feisbuk, lo comparto con la corrala cibernética de familia y amigos.

Ahora me han dicho que sería interesante que hiciera un blog. Pues vamos a ello.

Advierto que son cosas mías, igual hay veces que se me va la olla, son cosas cortitas del día a día y los que me leen hasta ahora dicen que les hace gracia, sólo escribo cuando encuentro algo que me inspira y creo que se puede compartir.

SI ME QUERÉIS, SEGUIDME.

jueves, 15 de noviembre de 2012

DÍA DE PLAYA EN BOLONIA


Lo dicho, dijeron que me llevaban y al final nos fuimos. Pero las tres solas, cosa rara, porque cuando nos movemos parecemos un clan gitano.

Con la música en el coche a toa pastilla. La copla, porque la Mari es mu coplera. Yo soy más de Fitipaldi, pero, como dice mi hija, soy una acoplá y me adapto a todo.

Paramos a tomar café pasá Tarifa, en Punta Sur, monísimo el hotel, oye. El camino un poco lento hasta llegar, pero mereció la pena. Es cierto que la arena no quema y el agua huele a yodo, como antiguamente las playas del Marimar.  Sólo había algunas algas y el agua transparente y fresquita, de esa que endurece las carnes y empitonan las tetas.

Este año he ido poco a la playa por culpa de las medusas, no tengo el pelo verde de la alberca porque el Casting que me pongo es oscuro (mezcla, según una mora de Tánger). De todas formas, desde hace años, en las playas de Los Monteros, que es a donde solemos ir, te puedes encontrar de repente un hilero de aguas fecales, que se te pone un mojón detrás y parece un misil siguiéndote por toda la playa.

Así  pues, el ver una playa que mires pa´ donde mires no ves ni un bloque de apartamentos, es un subidón.

Estuvimos corriendo las olas y fue una diversión todo el día. Así que si tenéis algún amigo que vio a una en bañador print animal Gottex (of course)  y sombrilla de encaje veneciano, que sepáis que era yo. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada