EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

Bueno, bueno, bueno, pues se explica en pocas palabras: ESTOY EN EL PARO.

Si, después de 34 años trabajando, ahora estoy en el paro y como la cosa me temo que va pa´ largo, pues tengo que fogá, ¿sabéis lo que es eso?, pues que necesito algo que hacer para quemar energía.

Trabajando en hostelería, tratas con todo tipo de personas al cabo del día, clientes y compañeros de trabajo, y si además la mayoría son mujeres, que somos muy charlatanas y llevamos muchos años trabajando juntas, filosofamos mucho de familia, noticias, arte, cultura, actualidad en general y cotilleos; pues eso es lo que me falta, compartir.

Cuando estoy cocinando con la radio puesta y me viene a la cabeza algo que creo es interesante y que podría compartir, lo escribo en el ordenador, y como me he apuntado al feisbuk, lo comparto con la corrala cibernética de familia y amigos.

Ahora me han dicho que sería interesante que hiciera un blog. Pues vamos a ello.

Advierto que son cosas mías, igual hay veces que se me va la olla, son cosas cortitas del día a día y los que me leen hasta ahora dicen que les hace gracia, sólo escribo cuando encuentro algo que me inspira y creo que se puede compartir.

SI ME QUERÉIS, SEGUIDME.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

CRÓNICA DE LA LUNA MORA


Vengo de la playa y me dice mi hermana, - ¿que tal la luna mora anoche? - Y se lo cuento. Y me dice, - escríbelo -. Y le contesto, - ¡pero si ya te lo he contao! -.

De todas formas, aunque vayan seiscientos millones de personas al mismo espectáculo, siempre habrá, como en el Evangelio, distintas versiones. Bueno yo os cuento la mía.

¡¡¡¡¡No me digas que no has estado en Guaro pa´ La Luna Mora!!!!!!!

La primera vez que fui a la luna mora vi a la Sara Baras y fue en el campo de fútbol. Estuvo espectacular. El pueblo era simpático, todo a oscuras y con los botecitos de cristal de la mermelada con velitas dentro alumbrando levemente las esquinas. Te trasladaban a la época de cuando yo era chica y se hablaba mucho de los espantos que había antiguamente en los pueblos. Espantos que se oían en la noche y evitaban que los vecinos curiosearan. Mi padre nos contaba que antiguamente en Marbella el alumbrado de las calles era muy escaso y había una bombilla en cada esquina que daba una luz muy pobre. Entonces las casas eran con corral y muro en el patio que daba a la calle, muro que saltaba corriendo el amante de turno, envuelto en un trapo, cuando el esposo volvía de improviso y daba lugar a que si alguien oía ruido y fisgoneaba, viera al espanto corriendo calle abajo y atrancara bien las puertas.

Anoche fui a ver a la Clara Montes, que cantó con una sensibilidad la canción del Serrat Romance de Curro el Palmo, que todavía tengo un nudo en la garganta.  

Os puedo hablar de los mojitos que sirven en el último puesto que va del pueblo al auditorio. Gasolina pura pa´ terminar de subir la cuesta.


Se hace en dos fines de semana de Septiembre, hay una actuación el viernes y otra el sábado, son a las 11 de la noche y os da tiempo a picar algo y curiosear, si os vais sobre las ocho de la tarde. A la altura de Monda os piden ver la entrada para poder llegar a Guaro, si no, os desvían no se por dónde. Se aparca junto al auditorio y hay que llevar zapatos cómodos. 

Guaro tiene ahora un auditorio coqueto, coqueto, al aire libre y con una acústica sensacional, a la entrada del pueblo. La iluminación de las velitas recorre todo el pueblo y un grupo de gente súper joven las enciende con mecheros eléctricos. Hacen dibujos de luces y formas y marcan perfectamente el recorrido desde el auditorio hasta los puestos medievales y los chiringuitos donde se sirve la comida. Este año incluso hemos visto un pasacalle muy bonito. 

Aunque el festival está ya consolidado, espero que sigan contratando artistas de calidad.


Evidentemente Guaro no tiene playa, pero ¿a que la luna en Marbella también es  preciosa?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada