EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

EL POR QUÉ DE ESTE BLOG

Bueno, bueno, bueno, pues se explica en pocas palabras: ESTOY EN EL PARO.

Si, después de 34 años trabajando, ahora estoy en el paro y como la cosa me temo que va pa´ largo, pues tengo que fogá, ¿sabéis lo que es eso?, pues que necesito algo que hacer para quemar energía.

Trabajando en hostelería, tratas con todo tipo de personas al cabo del día, clientes y compañeros de trabajo, y si además la mayoría son mujeres, que somos muy charlatanas y llevamos muchos años trabajando juntas, filosofamos mucho de familia, noticias, arte, cultura, actualidad en general y cotilleos; pues eso es lo que me falta, compartir.

Cuando estoy cocinando con la radio puesta y me viene a la cabeza algo que creo es interesante y que podría compartir, lo escribo en el ordenador, y como me he apuntado al feisbuk, lo comparto con la corrala cibernética de familia y amigos.

Ahora me han dicho que sería interesante que hiciera un blog. Pues vamos a ello.

Advierto que son cosas mías, igual hay veces que se me va la olla, son cosas cortitas del día a día y los que me leen hasta ahora dicen que les hace gracia, sólo escribo cuando encuentro algo que me inspira y creo que se puede compartir.

SI ME QUERÉIS, SEGUIDME.

jueves, 15 de noviembre de 2012

CINE II





La isla de las cabezas cortadas y El guerrero número 13 con un Antonio Banderas haciendo de árabe entre vikingos, son películas de aventuras muy buenas.



Anoche fui a ver Total Recall y eso no es una película, es un videojuego.

Sentarse una tarde de peliculitas, todos en el salón, rodeado de niños, tiene que haber una manta por medio, para ver Se lo que hicisteis el último verano o Scream, dejando que todo el mundo grite a pleno pulmón, es súper divertido. Y para tarde de chicas, El diario de Carlota, esa niña, tan preciosa, que se mira al espejo después de hacer el amor con el pajillero, va y dice, “pos yo no me notó ná, ni resplandeciente ni ná,  ¿¿¿Y eso es todo???".

Vi el trailer de la película Magic Mike. Bueno, bueno, bueno, creía que era una despedida de soltera, en toda regla y cachonda, y dijimos, "bueno, noche de chicas", se apuntó la abuela y tiramos de la cuñá, que volvía al cine después de una racha mala malísima. La abuela se salió a mitad de la película y nos dejó tirá y la cuñá aguantó por educación. Vaya, vaya, vaya, los trailer tan engañosos deberían estar multados, era un “hombres, mujeres y viceversa”, pero con mucho viceversa, como dice el moro…”qui ti trae qui ti lleva”. En cambio, la película de Lo imposible, me fui a verla, aunque hablaban de que era súper angustiosa y sensiblera, pero como sabía que terminaba bien no me importó, porque yo soy mu llorona. Bueno, hubo un momento de la película de tanta tensión con la avalancha de agua, que se me olvidó respirar, quedé tan en suspenso que por poco me ahogo yo también y sentí todos los golpes que se llevó esa mujer debajo del agua, me dolieron y tó, tela, mu bien hecha.

A ver, y las miradas de las actrices a la cámara. Hay actrices guapas, completitas, impresionantes, buen pelo, buenas piernas, graciosas. Me gustan mucho las primeras comedias de Meg Ryan y Goldie Hawn y las de Diane Keaton, que tiene pinta de sosa, pero cuando se suelta la melena es graciosísima. ¿Visteis la película Geisha?, cuando le dice a la protagonista que estará lista cuando, solo con una mirada, haga que un hombre se gire, y el pobre chino al que dirige su primera mirada estudiada  va y se estampa. Bueno pues  hay una actriz en especial que lo que me gustan son sus ojos, lo que transmiten a la cámara,  se llama Kristin Scott Thomas y he tenido que buscar su nombre porque no se me queda, - me pasa con esta actriz y con Joan Allen -, actrices que tienen los labios finos y no se han infiltrado (aun), no son jóvenes, no tienen buen pelo, no tienen buenas tetas, no las mirarías dos veces si te las cruzas, pero  la Kristin en particular, en El hombre que susurraba al oído de los caballos y en El paciente ingles,  cuando clava la mirada en la cámara, que se supone que están mirando al protagonista masculino, es algo así como, independientemente del diálogo que haya por medio, que no suele ser sexual,  primero, notas que con la mirada le anuda los cataplines, y ya lo tiene pillao, expectante, corcoveando, luego con otra mirada sostenida…  “mírame, soy una dama, una señora, no soy ninguna jovencita,  no tengo un cuerpo espectacular, pero... si yo quisiera llevarte ahí, te sentirías en el séptimo cielo y antes de llegar, te habrías corrido tres veces, y eso… eso solo sería…el principio”. Sin decir ni una palabra es lo que desprenden esos ojos.  Hay que estudiar mucha interpretación pa´ conseguir eso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada